30 abr. 2010

Armada recupera restos de tripulante de la Esmeralda

Imagen

Los restos se encontraban a más de 40 metros de profundidad, bajo la Proa de la Corbeta Esmeralda.

Iquique, Departamento de Relaciones Públicas de la Cuarta Zona Naval. En una ceremonia histórica, sin precedentes y de la mayor significación para la Armada de Chile, este jueves 29 de abril fueron rescatados los restos óseos de un tripulante de la Corbeta Esmeralda, combatiente de aquel glorioso 21 de mayo de 1879 y que luego de 131 años volvió a la superficie de las clara aguas de la rada de Iquique.

El complejo y delicado procedimiento para recuperar los restos óseos que se encontraban a más de 40 metros de profundidad, bajo la proa de la Corbeta Esmeralda, fue realizado por arqueólogos subacuáticos especializados y bajo la atenta supervisión del Consejo de Monumentos Nacionales.

Luego de su rescate, las osamentas serán trasladadas a Valparaíso para iniciar allí un lento su proceso de recuperación y conservación, luego de lo cual serán depositados en la Cripta a los Héroes de Iquique en Valparaíso.

A su regreso a tierra firme, los restos del combatiente de 21 de Mayo recibieron los honores de ordenanza, luego fueron bendecidos por el Capellán de la Cuarta Zona Naval Capitán RL Rodolfo Gallardo Fernandez.

Histórica jornada

Imagen

131 años estuvieron las osamentas bajo el mar.

La histórica jornada comenzó pasadas las 15:00 horas cuando un equipo multidisciplinario integrado por buzos de salvataje de la Cuarta Zona Naval, arqueólogos subacuáticos de ARKA consultores, representantes del Consejo de Monumentos Nacionales y de la Universidad Andrés Bello volvió a surcar las aguas de la histórica rada de Iquique para ir en búsqueda de los restos que previamente habían sido ubicados y preparados para su regreso a la superficie.

Cerca de las 17:00 las osamentas volvieron a ver la luz del día luego de permanecer 131 años en la cripta natural en que se transformó la Esmeralda para 143 marinos chilenos que entregaron sus vidas en el combate más glorioso que recuerde la Armada de Chile.

Posteriormente, fueron subidos a una patrullera del tipo Defender para luego ser escoltado por la Lancha Misilera "Teniente Uribe" hasta el muelle de la Base Naval Iquique.

Todas las Unidades de la Cuarta Zona Naval que se encontraban en la bahía rindieron honores al heroico tripulante de la Corbeta Esmeralda quien fue desembarcado y entregado por el arqueólogo subacuático Diego Carabias, al Comandante en Jefe de la Cuarta Zona Naval, Contraalmirante Kenneth Pugh Olavarría.

Imagen

La operación se ejecutó bajo la supervición de profesionales del Consejo de Monumentos Nacionales.

Depositado sobre un anda con forma de embarcación, el combatiente recibió la bendición del Capellán de la Cuarta Zona Naval, Capitán de Corbeta RL Rodolfo Gallardo Fernández y luego fue escoltado por la Banda Insignia de la Cuarta Zona Naval hasta ser entregado oficialmente a representantes del Consejo de Monumentos Nacionales.

En la oportunidad el Contraalmirante Pugh destacó el alto significado y emotividad que tiene para la Armada de Chile el recuperar y preservar parte del patrimonio subacuático relacionado, en este caso, con el histórico Combate Naval de Iquique.

"Con esto se cumple el compromiso de nuestro Comandante en Jefe, Almirante Edmundo González Robles, de precisamente recuperar esos restos, preservando nuestro patrimonio subacuático. La Esmeralda es un monumento nacional de todos los chilenos".

En este sentido el Comandante en Jefe de la Cuarta Zona naval destacó la realización de un estudio multidisciplinario para establecer fehacientemente las condiciones en que se encuentran los restos de la Esmeralda y a la vez proponga cursos de acción para preservarlos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

LLAMA LA ATENCION DE QUE LA ARMADA DE CHILE REQUIERA EL APOYO DE PRIVADOS PARA RECUPERAR LOS RESTOS, NO SON ELLOS LOS EXPERTOS EN LA MATERIA?

dicc93 dijo...

Si bien se manejan en el tema del "mar", no son arqueologos (tema de los restos fosiles), por eso se hace una complementación con privados. Yo lo considero mucho mejor que hagan las cosas bien con el apoyo de privados, antes que se las den que saben y dejen la embarrada.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo que si una institución del estado no es experta en una materia y un privado si, entonces que lo haga un privado.
Observaciones: lo que encontraron (craneo) NO ES RESTO FOSIL, de echo es de la epoca del combate naval de iquique.
Dentro de las instituciones del estado hay peritos forenses expertos como en la PDI, por eso concuerdo que el comentario de quien inicio el primer comentario que simplemente llama la atención; ahora subir un craneo desde 40 metros en una caja o bolsa, no tiene nada de complicado como para llamar a privados, considerando que la Armada a reflotado buques.

Anónimo dijo...

¿Que condiciones determinan que el que retire los restos sea un buzo forense o un buzo arqueólogo o antropólogo?
¿Dónde se especializan éstos buzos? ¿Son buzos comerciales, deportivos, o existe alguna otra clasificación o certificación?

dicc93 dijo...

Sobre lo de los fosiles, tienes razón, confundi terminos.
Sobre las preguntas la verdad no me manejo mucho con ese tema, de todas formas creo que se esta haciendo una critica (o comentario) de algo sin mayor relevancia.

Anónimo dijo...

Estimados, si bien me gustaría poder responder a cada una de las dudas, el espacio y el tiempo lo impiden; la determinación de la data del mencionado cráneo es un proceso científico que requiere análisis y no una simple apreciación en base a la ubicación de dicho cráneo, de ser distinto, cualquier persona sin ninguna especialización podría determinar la data de cualquier elemento por las razones que considere pertinente...; por otro lado, efectivamente no es llegar y sacar las cosas del mar, la armada ha reflotado buques?, es así?, y que es lo que implica en términos de conservación reflotar un buque?, googleenlo para que averigüen, ya que reflotar un buque no es para nada lo mismo que levantar un cráneo del fondo del mar. y para eso efectivamente se debe ser buzo con certificación además de arqueólogo, con lo que hay que formarse como arqueólogo y como buzo.