27 oct. 2008

Helicópteros y aviones de ataque en la Aviación Naval de Chile. Parte II (Blog Faro Portales)

En el primer capítulo se mostraron los orígenes de la Aviación Naval de Chile, como fue incorporando sus primeras aeronaves y como se fue desarrollando su institucionalidad hasta su consolidación definitiva. Ahora corresponde revisar los medios aeronavales de ataque que incorporó entre la década del 60 y del 80.

A finales de la década del 70 comienza un nuevo periodo de la Aviación Naval producto de las importantes adquisición de nuevo material aeronaval, forzada principalmente por el conflicto del Beagle, donde Argentina, en un acto de abierta ilegalidad internacional, declaró “unilateralmente nulo” el fallo arbitral Británico –mutuamente acordado- ya que declaraba que la soberanía de las islas Nueva, Pixton y Lenox correspondía a Chile, haciendo pública y evidente su intención de invadir a nuestro país para tomar por la fuerza estas islas, en lo que denominó, “Operación Soberanía”. Es así como en 1976 se renovó el material que cumplía funciones logísticas y a partir de 1978, aquel que desempeña funciones aéreas de apoyo de combate.


I. HELICOPTEROS DE ATAQUE:

Como se señaló en el capítulo primero, los primeros helicópteros con que contó la Aviación Naval fueron los Bell 47-G que llegaron en 1954 y operaron en los cruceros clase Brooklin O’Higgins y Prat. Luego de esta primera experiencia, en las décadas del 60 y 70 se irán incorporando nuevos modelos de helicópteros pero dotados con capacidad de ataque, principalmente para la lucha antisubmarina.

1. Los Sikorsky y el “Escuadrón Antisubmarino”: A principios de la década de los 60 llega nuevo material a la Aviación Naval en virtud de un acuerdo con los EE.UU, incorporándose dos helicópteros Sikorsky SH-34J, aeronaves de avanzado desarrollo tecnológico para la época y que contaban con capacidad de lucha antisubmarina, los primeros medios aéreos con capacidad ofensiva con que contó la Armada desde 1930. Estos helicópteros recibieron la denominación de SH-32 y las matrículas N-51 y N-52.

Con la recepción de estos helicópteros antisubmarinos se creó en 1962 el primer Escuadrón Aeronaval, denominado “Escuadrón Antisubmarino”, dependiente operativamente de la Escuadra. Sin embargo, aunque se trataba de aeronaves de excelentes capacidades operativas, resultaron algo complejas para la capacidad de apoyo logístico institucional, lo que llevó a retirarlas después de breves años de operación.

La relevancia de estos helicópteros, es que fueron las primeras aeronaves de la Aviación Naval de Chile dotadas de equipos antisubmarinos, y con su operación, la institución logró obtener importantes experiencias en guerra antisubmarina (ASW).

Foto del Sikorsky Nº N-51 subida por AlfaRomeo1 a Base naval.

Foto del Sikorsky N-52 subida por Dicc93 a Base Naval.

Foto de los Sikorsky N-51 y N-52 subida por AlfaRomeo1 a Base Naval.

Foto de un Sikorky sobrevolando al crucero Capitán Prat sacada del blog Achyotros.

Foto del Sikorsky N-52 sobrevolando una de nuestras Lanchas Torpedera camufladas subida por AlfaRomeo1 a Base Naval.

Foto que no deja de ser curioso por cuanto el texto del que saque la información indicaba que estos helicópteros fueron retirados prontamente y hasta donde tengo entendido las torpederas fueron pintadas con camuflaje en la crisis del Beagle con Argentina, finales de los 70... ¿¿??.


2. Los Bell 206: Luego del paso de los Sikorsky, a fines de la década del 60 se incorporaron cuatro helicópteros Bell 206 SH-57 Jet Ranger, siendo éste el primer material propulsado por motores a turbina.

No he encontrado mayor información sobre las funciones que habrían cumplido estos helicópteros pero hay una inédita foto de un Bell-206 portando un torpedo subida al foro ChileArmas que revela que contaban con capacidad de lucha antisubmarina (ASW). Estos helicópteros habrían operado embarcados en las fragatas misileras clase Lenader Condell y Lynch, además, en algunos foros se indica que también habrían sido vistos embarcados en los destructores Clase Summer Portales y Zenteno. De haberse empleado a los Bell 206 como helicópteros de lucha antisubmarina ignoro cuantos cumplieron ese rol y durante que periodo de tiempo lo hicieron.

Foto de Bell 206 N-31 sobre la cubierta de vuelo de la fragata clase Leander Condell en sus primeros años de servicio. Foto tomada de la página del del libro "La Aviación Naval en Chile" de Carlos Tromben, subida por Mighty_B a Base Naval.

Foto de Bell 206 N-38 armado con un torpedo subida por F-4 a ChileArmas.


3. Los Alouette III y el Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1: La renovación de los helicópteros de ataque estuvo directamente determinada por la renovación de parte de la Escuadra que incorporaría nuevas unidades dotadas de cubierta de vuelo y hangar para operar con helicópteros; En 1974 y 1975 habían llegado desde Inglaterra las dos fragatas misileras Clase Leanders, PFG-06 Condell y PFG-07 Almirante Lynch, las que poseían cubierta de vuelo y hangar para operar con helicópteros livianos; En 1974 se incorporaron a la Escuadra los dos destructores clase Summer DD-16 Ministro Zenteno y DD-17 Ministro Portales que también poseían cubierta de vuelo y hangar para un helicóptero; En 1971 había llegado el Crucero Latorre (2º), que si bien poseía cubierta de vuelo para recibir un helicóptero, no contaba con hangar.

De las antiguas unidades de la Escuadra aun en servicio que podían embarcar helicópteros estaban los dos cruceros clase Brooklyn Prat y O’Higgins que habían llegado en 1951 y poseían cubierta de vuelo pero guardaban a los helicópteros bajo su cubierta (En el lugar donde se almacenaban los cuatro hidroaviones que portaba en su configuración original). Además, algunos buques auxiliares también podían operar con helicópteros. Sólo como dato, la primera unidad de la Escuadra que además de la cubierta de vuelo poseía un hangar diseñado especialmente para transportar un helicóptero fue la fragata Leander PFG-07 Almirante Condell, incorporada a nuestra Armada en diciembre de 1973.

Hasta la década del 60 sólo dos unidades de la Escuadra podían operar con helicópteros embarcados, pero con las nuevas incorporaciones, a mediados del 70 habían seis unidades habilitadas para embarcar helicópteros. Este notable incremento es lo que hace necesario aumentar y mejorar el ala rotatoria de la Aviación Naval. Por tal motivo, en 1977 se compraron en Francia diez unidades SH-9 Alouette III SA 319B, que comenzaron a llegar a nuestro país a partir de 1978. Al igual que los Sikorsky, pasaron a formar parte de la Escuadra sirviendo como complemento a las funciones de exploración y como vectores de armas antisubmarinas, contando además con cierta capacidad de ataque antisuperficie.

El Alouette III estaba provisto de un radar situado en la parte frontal de la cabina, que le da su peculiar aspecto. En su función de ataque podía ser equipado con el torpedo ligero Mk-44 para la lucha antisubmarina (ASW), y con un lanzador de cohetes para la lucha anti-superficie (ASuW).

Mediante resolución C.J.A. Ord. Nº6748/10 vrs. de fecha 12 de julio del 2000 se establece el 12 de mayo de 1977 como la fecha de creación del Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1 de la Aviación Naval, así como también la del Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1 y del Escuadrón de Propósitos Generales VC-1. Por lo que los helicópteros Alouette III son los que dan origen y existencia a este Escuadrón que se mantiene hasta nuestros días, ahora, integrado por los SH-32 Cougar.

A poco de incorporados, uno de estos helicópteros, el Alouette III N-62, sufrió un grave accidente nocturno ocurrido el 04 de julio de 1978 mientras despegaba de la fragata Lynch en la Bahía de Valparaíso, donde fallecieron los dos pilotos (Víctor Tapia y René Neumann) pero otros dos tripulantes salvaron con vida.

A finales de los 80 se materializó la renovación de estos helicópteros, que fueron reemplazados en algunos roles secundarios por material MBB-BO-105, y en su función de ataque, fueron totalmente reemplazados a principios de los noventa con la llegada de los SH-32 Cougar, aunque algunos continuaron operando hasta finales de esa década.

Foto del Alouette III N-63 armado con un torpedo ligero Mk-44 exhibido en una de las primeras FIDAE realizadas en El Bosque (principios de los 80). Foto subida por Marq51 en Base Naval.

Foto del Alouette III N-67 con un lanzador de cohetes, por ello se menciona que tenía “cierta capacidad antisuperficie”. Foto subida por SSBN en Base Naval.

Foto de Aloutte III en vuelo subida por Dicc93 en Base Naval.

Foto de Alouette III volando junta a una fragata Lenader subida por SSBN a Base Naval.

Alouette III embarcado: Como ya se señaló, los helicópteros Alouette III fueron adquiridos para ser embarcados en las nuevas unidades de la Escuadra; las dos fragatas misileras clase Leander, los dos destructores clase Summer, así como también en los dos viejos cruceros clase Brooklin. En la década del 80 hubo otra renovación parcial de la Escuadra incorporándose los destructores clase County; el Capitán Prat en 1982, el Cochrane en 1984, el Almirante Latorre en 1986 y el Blanco Encalada en 1987, que poseían cubierta de vuelo y hangar para operar con helicópteros medianos. Los Alouette III también fueron embarcados en estos destructores, donde sirvieron en sus funciones de ataque hasta la llegada de los SH-32 Cougar.

Foto de un Alouette III operando en la cubierta de una de las fragatas misileras clase Leander (Condell o Lynch) subida por Eaglet a Base Naval.

Foto de Alouette III embarcado en la fragata clase Lenader Almirante Lynch en 1987, antes que fuera modificada para operar con los SH-32 Cougar. Foto subida por SSBN a Base Naval.

Foto de Alouette III embarcado en el destructor clase Summer DD-16 Zenteno subida por SSBN a Base Naval.

Foto de Alouette III embarcado en el destructor clase County DLG Capitán Prat subida a SSBN a Base Naval.

Foto de Alouette III embarcado en el destructor clase County Blanco Encalada, ya trasformado en DLH, tomada cuando se encontraba en Isla de Pascua en septiembre de 1998 con motivo de los 100 años de la incorporación de la isla a Chile, lo que revela que aún con la llegada de los SH-32 Corgar, algunos Alouette III se mantuvieron en servicio durante toda la década del 90. Foto subida por SSBN a Base Naval.


II. AVIONES DE ATAQUE:

A mediado de la década del 60 la Aviación Naval adquiere media docena de aviones de instrucción básica Beechcraft T-34 Mentor para la formación de sus pilotos. A finales de la década del 70 –como se ha señalado- hay una importante renovación de material aeronaval incorporándose nuevos aviones de trasporte y vigilancia aeromarítima con una mínima capacidad de ataque antisuperficie.

1. Los P-111: Durante la importante renovación de material de la aviación naval en 1977 se adquirieron a la empresa Brasileña EMBRAER tres aviones EMB-110C Bandeirantes bimotores denominados en la Armada como C-95, a los que se agregaron seis EMB-111 Bandeirantes Patrulha muy similares a los anteriores pero equipados con sistemas de detección electrónica y armados con cohetes, lo que les daba cierta capacidad de ataque antibuque, siendo denominados por la Armada como P-111. Los C-95 fueron utilizados para transponte y los P-111 para exploración aeromarítima y ataque.

Foto del P-111 N-261 con su configuración de colores original subida por SSBN a Base Naval.

Fotografía del P-111 N-262 armado con un cohete de práctica, sobrevolando Iquique en abril de 2006 cuando se realizaba su programa anual de instrucción que incluyó ejercicios de vuelo, ejercicios con las Unidades de superficie, Reparticiones de tierra y con las otras ramas de las FF.AA.. Foto subida por SSBN a Base Naval.

Fotografías más antiguas del P-111 N-261 con camuflaje sobrevolando el puerto de valparaíso con la Escuadra fondeada, subida por Mighty_B a Base Naval.

Foto del P-111 N-263 subida por SSBN a Base Naval.

De los C-95 ya no queda ninguno operativo; uno es utilizado para prueba de motores y los otros fueron desmantelados en beneficios de los P-111.

Foto del C-95 N-109. (EMB 110C Bandeirantes) subida por AlfaRomeo1 a Base Naval.


2. Proyectos para incorporar misiles antibuque aire-superficie. Probablemente por los excelentes resultados obtenidos por la dupla Super Etendard y AM-39 Exocet en la guerra por las Falklands de 1982, en Chile surgió el interés y también la necesidad de contar con aeronaves que pudieran operar con misiles aire-superficie para atacar blancos navales. Es así como en la segunda parte de la década del 80 nacerían dos interesantes proyectos para concretar tal aspiración; el primero fue la Fach y el segundo de la Armada.

a) La Fach y el A-36M Halcón: A principios de 1980 la Fuerza Aérea de Chile (Fach) adquirió a la empresa CASA España doce aviones T-36BB Halcón, versión modificada del CASA C-101 Aviojet conforme a los requerimientos formulados por la Fach. Posteriormente, producto del trabajo conjunto entre ENAER y CASA, se produce una nueva versión del avión CASA C-101 a la que se le mejoró su capacidad de ataque terrestre, la que estuvo lista en 1983, siendo designada como A-36CC Halcón.

El A-36M Halcón fue un proyecto de la Fach iniciado en 1985 que consistía en modificar el A-36CC Halcón para que pudiera cumplir misiones de ataque a unidades navales de superficie, con tal objeto, se le instalaron varios sistemas que le permitiera operar el misil antibuque Sea Eagle de la British Aerospace, de reciente creación. El prototipo del proyecto fue el avión A-36M matrícula Fach-413, que fue presentado públicamente en la FIDAE de 1986 equipado con dos maquetas aerodinámicas del misil Sea Eagle. El avión alcanzó a realizar pruebas de vuelo con los misiles bajo sus alas, pero tiempo después fue cancelado el proyecto. En fuentes no oficiales se cree que la cancelación del proyecto A-36M se debió a la decisión de la Armada de asumir ella el rol antibuque al comprar en Francia 8 Eurocopter AS332 Cougar, equipados con misiles antibuques AM39 Exocet. (Extracto del artículo “CASA/ENAER A-36 Halcón” escrito por Alessandro Bocca P.).

Foto del A-36M Halcón portando dos misiles Sea Eagle subida por Red_Star al foro Zona Militar.

Otra excelente fotografía del A-36M Halcón con sus Sea Eagle subida por Punisher_Ch al foro Razón y Fuerza.

Pese a la poca información existente en torno al proyecto del A-36M Halcón, todo indica que el prototipo de la Fach completó exitosamente todas las pruebas de rigor, puesto que en una edición de junio de 1987 de la revista inglesa Flight International –especializada en temas de defensa e industria aeronáutica- se incluye una breve nota en la que informa que ENAER continua desarrollando el CASA C-101C mediante un nuevo modelo –el A-36M Halcón- que está armado con dos misiles anti-buque Sea Eagle, y lo más importante, indica que la Fach formuló un pedido de 20 A-36M Halcón.

Nota aparecida en la edición de junio de 1987 en Flight International. Ver la original en “Flight”.


b) La Armada y el Falcon 200: Fueron adquiridos por la Armada de Chile a finales de la década del 80, el primero llego en marzo de 1988 recibiendo la matrícula N-301, y el segundo lo hizo el 24 de marzo de 1989, siendo matriculado como N-302. Fueron asignados al Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1 con base en Viña del Mar, donde sirvieron hasta 1994. El 10 de marzo de aquel año el N-301 fue trasferido al Escuadrón de Servicios Generales VC-1 y finalmente vendido el año 1998, aproximadamente, mientras que el N-302 habría sido destinado para pruebas de motor. El Falcon 200 es fabricado por la empresa francesa Dessault en dos versiones, civil y militar, en esta última se lo emplea principalmente en funciones de patrullaje marítimo, contando además con capacidad de ataque antisuperficie. Foto del Falcon 200 tomada del blog "El Observador Aeronáutico".

Una vez cancelado el proyecto del A-36M Halcón de la Fach, la Armada desarrolló su propio proyecto de dotar a alguna unidad aeronaval de capacidad antisuperficie mediante la incorporación de misiles. El avión escogido por la Armada para tal fin fue el Falcon 200 y no el P-111, empleándose al N-301 para la instalación de los misiles aire-superficie AM-39 Exocet, siendo presentado al público en la FIDAE de 1990. Esta idea de dotar a los Falcon 200 con Exocet fue abandonada y no hay información sobre los motivos de tal decisión.

Fotos del Falcon 200 con Exocet AM-39 durante la FIDAE de 1990. Se alcanza a apreciar que lleva dos Exocet AM-39 bajo una de sus alas, por lo que debería haber podido portar un total de cuatro de estos misíles. (Primera foto subida por SSBN a Base Naval y la segunda, subida por Eaglet a Razón y Fuerza).

Probablemente por la poca información que existe sobre el proyecto, en los foros generalmente se pone en duda que al Falcon 200 se le pudieran instalar Exocet, pero este avión en su versión militar, además de cumplir funciones de vigilancia marítima, puede también ser habilitado para cumplir misiones antisuperfcie y para ello cuenta con 4 pilones de carga bajo sus alas en los que pude portar ametralladoras, lanza-cohetes, bombas y también los misiles antibuque AM-39 Exocet. Incluso la capacidad antisuperfcie del Falcon 200 con Exocet habría sido probada con éxito en combate durante la guerra entre Irak e Irán en la década del 80, donde el 17 de mayo de 1987 la fragata estadounidense de la Clase Oliver Hazard Perry -USS Stark- fue atacada “por error” por una Falcon 200 Iraquí con dos misiles AM-39 Exocet, los que produjeron serios incendios y averías en el buque que casi fue abandonado. Producto del ataque murieron 37 marinos y varios resultaron heridos.

A raíz de este incidente bélico, parece lógico que la Armada, tres años más tarde, haya elegido a sus Falcon 200 para instalarle los Exocet AM-39 y no a los P-111.

Se debe aclarar que si bien el Capitán de Navío Alexander Tavra Checura, en su artículo “Las fragatas ‘Oliver Hazard Perry FFG-7’ de la U.S. Navy” (página 8) publicado en la Revista de Marina, atribuye el ataque a un Falcon 200 iraquí, en varios sitios de Internet se señala que habría sido un Mirage F-1.


COMENTARIOS FINALES:

1. Es en la década del 60 y 70 –fundamentalmente en la última- cuando la Armada comienza a incorporar aeronaves con capacidad de ataque, antisubmarina y antisuperficie.

2. El origen de los helicópteros de ataque de la Aviación Naval operando directamente con la Escuadra parte tímidamente a principios de la década del 60 con los dos Sikorky y el “Escuadrón Antisubmarino”, para consolidarse a fines de la década del 70 cuando se incorporan los diez Alouette III que formarán el “Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1”, que serán el antecedente directo de la incorporación -en la década del 90- de los helicópteros de ataque SH-32 Cougar, con excelentes capacidades atisubmarinas y sobre todo, dotados de una verdadera capacidad antisuperficie con sus misiles Exocet AM-39.

3. En cuanto a los aviones de ataque, su desarrollo a sido mucho más tardío que el de los helicópteros. Su origen se encuentra en los P-111 de finales de los 70, aunque su capacidad antisuperficie haya sido mínima. Es el proyecto de dotar al Falcon 200 con misiles Exocet lo que más se acercó a la idea de un verdadero avión de ataque naval, precedente que será importante por cuanto tal idea –dotar a un avión de exploración aeromarítima con misiles antisuperficie- se terminará concretando en la primera década del 2000 con la incorporación de los P-3 Orion y la adquisición de los misiles AGM-84 Harpoon Block II.

4. El A-36M Halcón: Este proyecto de la Fach de incorporar un avión de ataque naval con el A-36M, pesé a que no se concretó, no deja de ser un tema muy interesante ya que reveló la existencia de cierta pugna de competencias entre la Armada y la Fuerza Aérea, en una época en la que aún los militares ejercían el gobierno civil. Si se da valides a la información de la revista Flight, referente a que a mediados de 1987 la Fach ordenó veinte A-36M Halcón, implicaría, por una parte, que el proyecto fue un éxito, y también, la clara voluntad de asumir la función de ataque naval. En los foros se comenta que esto provocó un celo profesional de parte de la Armada por cuanto la Fach pretendia asumir una función que le era propia. Si bien no existe información del por qué la Fach canceló o se desistió del pedido formulado de veinte A-36M, así como tampoco existe información de la real oposición e ingerencia que tuvo la Armada en tal decisión, lo cierto es que la Armada negoció la compra de los AS332F1 Super Puma (Cougar) y los misiles AM-39 Exocet el año 1987, el mismo año en que la Fach ordenó su veintena de A-36M. Tal vez el proyecto de la Fach sirvió de presión para que la Armada incorporará misiles aire-superficie a su Aviación Naval, y una vez culminada la negociación de los Cougar se estimó que era innecesario que la Fach continuara con su proyecto.

Esta cuestión volvería a surgir el 2007 cuando se adquirieron los misiles aire-superficie AGM-84 Harpoon, ya que en un principio se especuló que serían para armar a los F-16 recientemente adquiridos por la Fach, pero luego se aclaró que la compra era de la Armada y que estaban destinados a armar a los P-3 Orion.

5. Si bien esta entrada esta dedicada a la Aviación Naval, merecen especial comentario los cruceros clase Brooklin Prat y O’Higgins por cuanto sus cubiertas vieron pasar tres generaciones de helicópteros navales. Como se señaló en el primer capítulo de esta serie, es en estos cruceros donde se embarcó por primera vez un helicóptero naval, el Bell 47-G, en el año 1954, luego en la década del 60 operaron con los Sikorsky al formarse con ellos el “Escuadrón Antisubmarino”, y ya a finales de los 70 recibirían en sus cubiertas a los Alouette III, por lo que en estos viejos cruceros se vivió parte importante de la historia de la Aviación Naval y su ala rotatoria embarcada.

6. Si ud. desea corregir, complementar o aportar con más información o material fotográfico a esta entrada, sólo hágamelo llegar mediante un comentario o al correo electrónico faroportalesyahoo.com, y con gusto haré las correcciones o adiciones que sean necesarias.


Fuentes principales:

- “75 años de la Aviación Naval de la Armada de Chile”, de Oscar Aranda Mora publicado en Revista de Marina.

- “Un albatros de 80 años”, de Claudio Cáceres Godoy y Alessandro Boca publicado en SIAL.

- “CASA/ENAER A-36 Halcón” escrito por Alessandro Bocca P., y subido al foro Loquo.

Material fotográfico mayoritario en “Fotos de Helicópteros y aviones” del foro Base Naval.


Entradas relacionadas:

- “Helicópteros y aviones de ataque en la Aviación Naval de Chile. Parte I”.

- “Helicópteros y aviones de ataque en la Aviación Naval de Chile. Parte III”.

6 comentarios:

Gorka L Martínez Mezo dijo...

Excelente artículo, muy interesante. Sólo quisiera puntializar que el Bell 206 armado que se ve en la fotografía está equipado con una carga de profundidad Mk54 o similar, no con un torpedo.

David Cueto Collao dijo...

Hola, que bueno que le haya gustado el articulo del Blog Faro Portales. Y muchas gracias por la correción, lo arreglare de inmediato.

Saludos.

Anónimo dijo...

Muy buen articulo y bastante informativo acerca de las capacidades antisubmarinas de la ACH, solo es lamentable la miopia y poca osadia de la Armada por equipar un escuadron de jets con misiles en favor de helicopteros para que cumplan esta funcion, sin tomar en cuenta la velocidad de un ataque ni la firma de radar que dejarian ambos, donde un helicoptero seria facil de derribar.

Teddy Gomez Vitta dijo...

sSolo un alcance, en una revista que tengo de Tenologia Militar de 1981, sale que : ESTAN PEDIDOS A FRANCIA , 4 SUPER PUMA SA-332F1 Y 4 ´´DAUPHIN 2``....lo que al final termino en un pedido por : 6 SUPER PUMAS SA-332F1...con los años se agrego un Septimo aparato, pero ya de nombre COUGAR SA-532...estos reemplazaron a los FALCON ´´GUARDIAN`` 200, que se revelaron como ineficaces para el cometido de ataque a buques de superficie..aaah los HALCON C-101CC fueron construidos igual, pero fueron 21 unidades y, no en version AM-36, si no que A/T-36CC...que con el tiempo derivaron en A/T-36DD ´´Toqui`` a fines de la decada de los años 90.

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David dijo...

Siempre me ha gustado el tema de la aviación y por eso me gusta conocer distintos modelos. Solo tuve la posibilidad de subir a aviones comerciales y de hecho acabo de sacar Pasajes a Santiago de Chile desde Buenos Aires