4 dic. 2008

Especialidad de artillería celebró su día

La ceremonia se realizó en el Patio de Honor de la Facultad de Sistemas de Armas.

04/12/2008


La ceremonia fue presidida por el Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Rodolfo Codina Díaz, quien es el artillero en servicio activo más antiguo.

Valparaíso. Dirección de Comunicaciones de la Armada. El miércoles 3 de diciembre, al atardecer, se celebró el 116º aniversario de la creación de la Escuela de Armamentos y de la especialidad de Artillería Naval.

La ceremonia, realizada en el Patio de Honor de la Facultad de Sistemas de Armas de Viña del Mar, fue presidida por el Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Rodolfo Codina Díaz -quien es además el artillero en servicio activo más antiguo-, acompañado por el Director General de Territorio Marítimo y Marina Mercante, Vicealmirante Edmundo González Robles, junto a Comandantes en Jefe, Jefes de Estado Mayor y representantes de Armadas amigas, descendientes del Almirante Arturo Fernández Vial, Oficiales Generales e invitados especiales.

En representación de los descendientes de la familia del Contraalmirante Arturo Fernández Vial su bisnieto, Arturo Simián Fernández, hizo entrega al Almirante Codina de un archivo histórico compuesto por una recopilación de cartas personales del Almirante.

Tras los honores de ordenanza al Comandante en Jefe y el izamiento del Pabellón Nacional, el Jefe de Estado Mayor de la Escuadra, Capitán de Navío Gastón Massa Barros, se dirigió al destacamento de presentación formado en el Patio y a los presentes señalando que “por las aulas de este noble edificio en que nos encontramos hoy, han pasado sucesivas generaciones de oficiales y gente de mar, quienes junto ha recibir una preparación profesional de excelencia, necesaria para la correcta operación y adecuado mantenimiento a los sistemas de armas, se les ha inculcado la motivación e impronta característica del especialista en artillería que siempre lo han distinguido en el servicio naval, que es su marcado liderazgo, disciplina y espíritu de cuerpo”.

Agregó que “desde aquellos ya

Como es tradicional, la ceremonia incluyó la presentación del ejercicio de Cañón de Desembarco.

lejanos tiempos de la independencia donde el tronar de cañones desde las cubiertas de los buques de la primera escuadra marcó el nacimiento de la especialidad, hasta el vuelo de modernos misiles en que se basa parte importante de nuestro actual poder naval, los especialistas en artillería han sido protagonistas de la historia de la marina chilena, demostrando en todas aquellas acciones de guerra como en la vigilancia silente en la paz, un acendrado patriotismo y una mística inalterable al paso del tiempo y a las transformaciones propias del ambiente de desempeño profesional, pero que en lo sustancial cada artillero se mantiene fiel a su máxima: pegar primero, pegar fuerte y seguir pegando”.

El ejercicio fue realizado por parte de la dotación de la Facultad de Sistemas de Armas.

Cartas personales del Almirante

Un emotivo momento se vivió durante la ceremonia, cuando en representación de los descendientes de la familia del Contraalmirante Arturo Fernández Vial su bisnieto, Arturo Simián Fernández, hizo entrega al Almirante Codina de un archivo histórico compuesto por una recopilación de cartas personales del Almirante.

El Almirante Fernández, a los 21 años de edad, formó parte del grupo de héroes del Combate Naval de Iquique, bajo las órdenes del Comandante Prat. Destacó en el combate por su arrojo al desempeñarse como “Cabo de Cañón”, puesto que asumió en

Este ejercicio recrea una de las proezas artilleras más notables de la Armada durante la Guerra del Pacífico.

forma voluntaria al ver que las santabárbaras que tenía a su cargo se inundaban como resultado de los espolonazos del Monitor Huáscar.

Durante el combate, al enterarse de la muerte de su Comandante, el entonces Guardiamarina Fernández subió por alto a clavar el pabellón patrio al tope de la mesana de la “Esmeralda”, demostrando la decisión de esa tripulación de combatir hasta rendir la vida si fuese necesario.

El Almirante Fernández fue también el primer Director de la Escuela de Artillería durante los años 1892 y 1893, por lo que la donación realizada por sus descendientes cobra especial relevancia para quienes han egresado de esas aulas.

Cañón de Desembarco

La complicada maniobra que movilizó cañones de 76 mm, 23 calibres y un peso de más de 250 kilos.

Como es tradicional, la ceremonia incluyó la presentación del ejercicio de Cañón de Desembarco al mando del Teniente Segundo Felipe Arancibia Pascal, realizado por parte de la dotación de la Facultad de Sistemas de Armas.

Este ejercicio recrea una de las proezas artilleras más notables de la Armada durante la Guerra del Pacífico. El Comandante de la goleta “Covadonga”, Capitán de Corbeta Manuel Orella, dirigió la maniobra de desembarcar y subir la artillería de campaña del Ejército por los empinados arenales del Puerto para así trasladar los cañones desde la playa hasta una meseta cuya altura rondaba los 300 metros.

La complicada maniobra que movilizó cañones de 76 mm, 23 calibres y un peso de más de 250 kilos, permitió que la balanza de la victoria se inclinara hacia las armas chilenas.

Tras la retirada de la dotación del Cañón de Desembarco a los sones de “Gloria y Victoria”, la ceremonia terminó con el desfile de honor del destacamento de presentación de la Facultad de Sistemas de Armas, al mando del Teniente Primero Antonio Psijas Araya.

No hay comentarios: