21 feb. 2011

Armada de Chile apoya a expedición científica internacional a Isla Salas y Gómez

Imagen

El OPV "Toro" zarpó desde Iquique rumbo a Isla de Pascua, donde se dará inicio a esta inédita expedición científica.

Valparaíso. Dirección de Comunicaciones de la Armada. El pasado 13 de febrero, el OPV "Comandante Toro" zarpó desde Iquique rumbo a la Isla de Pascua, donde el día de hoy se embarcó un equipo científico de la organización Oceana y National Geographic Society, que luego se dirigirá al Parque Marino Salas y Gómez y zonas aledañas, donde se realizará una serie de estudios del ecosistema en el recientemente creado parque marino de Isla Salas y Gómez, "Motu Motiro Hiva".

Se trata de una colaboración inédita entre la Armada y estas dos instituciones, cuyos resultados científicos servirán como línea de base para monitorear el nuevo Parque Marino Motu Motiro Hiva, creado el pasado octubre por el Presidente de la República, Sebastián Piñera. Además, se efectuarán estudios alrededor de la Isla de Pascua para evaluar el estado de conservación del área y determinar la necesidad de nuevas medidas de protección en la zona.

"Chile demostró su liderazgo a nivel internacional al crear el parque marino alrededor de la isla Salas y Gómez. Con esta investigación esperamos contribuir con nueva información fundamental para implementar este parque y tener una mejor idea del estado de conservación de Isla de Pascua", señaló el director ejecutivo de Oceana Alex Muñoz.

La expedición, que gracias a la cooperación de la Armada de Chile se realizará a bordo de la unidad a flote más nueva y moderna de esa institución, "OPV Comandante Toro", se propone estudiar uno de los últimos ecosistemas prístinos del Océano Pacífico, documentando la biodiversidad existente alrededor de la Isla Salas y Gómez, y explorando los montes submarinos y ecosistemas en la zona económica exclusiva de Isla de Pascua, que actualmente no cuenta con ningún tipo de protección.

"La Isla Salas y Gómez puede ser una máquina del tiempo, donde quizá veamos cómo era el mar - incluyendo la Isla de Pascua - hace cientos de años. Ese punto de referencia será esencial para poder estimar el impacto de las actividades humanas en Isla de Pascua y otros lugares", señaló el Dr. Enric Sala, ecólogo marino y explorador de National Geographic.

Imagen

La expedición se propone estudiar uno de los últimos ecosistemas prístinos del Océano Pacífico.

Esta expedición es la continuación de un trabajo que empezó en marzo de 2010 - con la colaboración de la Waitt Foundation - con una expedición preliminar a Salas y Gómez que aportó los fundamentos necesarios para que el gobierno chileno creara el Parque Marino Motu Motiro Hiva, de 150.000 km2 - un área mayor que Grecia. La participación de National Geographic se enmarca dentro de la iniciativa Pristine Seas de National Geographic, que busca inspirar la creación de nuevas áreas marinas protegidas en los últimos lugares salvajes del océano.

"Con la creación del Parque marino alrededor de Sala y Gómez, Chile amplió su superficie de áreas marinas protegidas de 0.03% a 4.4%, cifra, esta última, que al año 2012 debiera alcanzar el 10% según el compromiso asumido por chile en la Convención de Diversidad Biológica", señaló al respecto Carlos Gaymer, académico de la Universidad Católica del Norte e integrante de la expedición.

Para estudiar los ecosistemas marinos del Parque Motu Motiro Hiva y de zonas aledañas, incluida Isla de Pascua, la expedición contará con tecnología de punta para la visualización submarina, no invasiva ni destructiva. Entre otros cabe destacar el uso de equipos como el ROV o vehículo de operación remota (Remote Operated Vehicle) con capacidad de realizar grabaciones de imágenes en alta definición a una profundidad de 300 metros; cuatro "drop cams" esféricas de cristal para filmar remotamente en profundidades de hasta 4000 metros, y tres marcas PAT satelitales para marcar tiburones y estudiar sus movimientos migratorios.

A ello se le suma la tecnología propia del OPV (OFFSHORE PATROL VESSEL) "Comandante Toro" que, entre otros puntos, permite su funcionamiento con bajo consumo de combustible y emisiones que cumplen la normativa internacional. El buque, en efecto, tiene una autonomía para operar durante 30 días recorriendo una distancia aproximada a 16.000 kms, -equivalente a que la unidad vaya 2 veces de ida y vuelta Valparaíso - Isla de Pascua-, sin reabastecerse.

"Gracias a esta unidad y su gemelo, el "Piloto Pardo", la Armada puede tener una mayor presencia y permanencia en la protección de nuestros recursos, mediante la vigilancia y control de la actividad marítima tanto en el Mar Territorial, la Zona Económica Exclusiva y  en el denominado Mar Presencial", añadió al respecto el Capitán de Navío Andrés Rodrigo.

El OPV Comandante Toro entró en servicio en agosto de 2009, y fue construido e implementado íntegramente en los astilleros de ASMAR-Talcahuano.

No hay comentarios: