10 nov. 2010

Nuevos medios para el Comando Anfibio y de Transportes Navales de Chile

Con su puerto base en Valparaíso, el COMANFITRAN cuenta hoy con tres unidades anfibias; dos de la clase francesa Batral y uno de la clase Newport estadounidense. Una serie de trágicos eventos naturales que afectaron a Chile, el envejecimiento de dichas unidades y compromisos a nivel internacional, entre ellos MINUSTAH en Haití, han sido catalizadores en el requerimiento de renovar las unidades de dicho Comando.
La Armada de Chile dispone de unidades anfibias desde el término de la II Guerra Mundial. Específicamente en 1947, se adquieren 4 unidades LSM – Landing Ship Medium - en los Estados Unidos dos de la cuales prestarían servicio hasta 1970 y 1971. En 1960 una quinta unidad fue trasferida por la US Navy. Dichas unidades, junto a 5 unidades mas pequeñas de la clase LCI – Landing Craft Infantry - fueron durante mas de 30 años la fuerza de proyección de asalto anfibio de la Armada cumpliendo además la importante labor de apoyo a la comunidad y territorios insulares de Chile.
En 1963, bajo el alero del Military Aid Program, la Armada recepciona un ARV – Aircraft Repair Ship -, que no es más que una LST – Landing Ship Tank – transformado, el que es bautizado LST Águila asumiendo su rol original en Chile. Posteriormente en Febrero y Julio de 1973 la institución recibió otras tres unidades LST estadounidenses siendo bautizadas LST Comandante Toro, LST Comandante Hemmerdinger y LST Comandante Araya. Junto a estas unidades, la Armada incorporó 26 vehículos anfibios LVTP-5 constituyéndose una Compañía de Vehículos Anfibios del Cuerpo de Infantería de Marina los que permitieron desembarcar 3 compañías de fusileros en una ola.
Con el deterioro de las unidades estadounidenses se formuló un nuevo requerimiento que se concretó con la obtención en Francia de la licencia para construir en los Astilleros ASMAR de Talcahuano 3 unidades Batral – Bätiments d’Assault et de Transporte Légers -. La LST Maipo se incorporó en 1983, siendo seguida por la LST Rancagua en 1983 y la LST Chacabuco en 1986. Dichas unidades posteriormente serían objeto del cambio del propulsor recibiendo motores Caterpillar en reemplazo de los SACM originales.
Es en Diciembre de 1995 que la Armada obtiene la LST 1189 USS San Bernardino, una unidad clase Newport, la que es bautiza LST Valdivia. Dicha unidad de 8576 toneladas a plena carga provee nuevas capacidades anfibias, pudiendo acomodar un mix 20 vehículos bajo cubierta y hasta 29 camiones sobre cubierta. Con esta incorporación más las 3 Batral, el Cuerpo de Infantería de Marina tiene la capacidad de poner en tierra un Batallón de fusileros con sus respectivos medios de apoyo. Dicha capacidad se mantiene hasta Mayo de 1997 cuando la LST Valdivia sufre severos daños al encallarse en Pisagua en el norte de Chile. Tras extensos trabajos de ingeniería y abundantes recursos, la unidad es desvarada y enviada a ASMAR para su evaluación en dique seco y posterior recuperación. En Diciembre de 1998 la Armada da de baja la LST Maipo quedando hasta la fecha en servicio, las dos Batral sobrevivientes próximas a cumplir 30 años y la LST Valdivia con 40 años en la quilla. Es en Agosto de este año que dicha unidad ingresa a dique seco en ASMAR para una primera fase de trabajos y reparaciones.
La anterior situación, la inesperada erupción del Volcán Chaitén en Mayo de 2008 que implicó la necesidad de evacuación masiva de civiles, el reciente terremoto y posterior maremoto de Febrero de este año, las necesidades anfibias del Cuerpo de Infantería de Marina y compromisos a nivel internacional son todos factores que priorizan la adquisición de unidades de reemplazo, siendo un factor relevante el alto costo que tiene mantener en servicio la LST Valdivia que conlleva profundos y largos trabajos en un casco con 4 décadas de vida. Lo anterior daría una ventaja a dos plataformas actualmente disponibles en Europa que en mayor o menor grado satisfacen las necesidades de la Armada. Francia estaría en condiciones de transferir la L 9011 Foudre, comisionada en Diciembre de 1990. Se trata de una unidad de 11,880 toneladas a plena carga, con amplia cubierta de vuelo y hangar para 4 helicópteros tipo Super Puma y dique a proa. Fue diseñada para movilizar una Fuerza de Acción Rápida a nivel de Regimiento Reforzado y hasta 1080 toneladas de vehículos y carga. Igualmente, Italia también estaría en proceso de deshacerse de una unidad LPD clase San Giorgio. Estas unidades de menor tonelaje y 2 años mas antiguas tienen la ventaja que una de ellas, la L 9892 San Marco fue financiada por el Ministerio de Protección Civil Italiano y por ende fue configurada para misiones humanitarias contando de extensas instalaciones medicas. Ambas unidades fueron ampliamente modernizadas entre 1999 y 2000.
Ambas opciones cumplirían con las fechas en que la LST Valdivia se iría de baja y pese a las marcadas diferencias, sea la opción gala que italiana satisfacen los requerimientos de una unidad anfibia multipropósito, pese a que el Foudre por su mayor tonelaje tiene sustanciales ventajas en lo que se refiere al despliegue de una Fuerza de Asalto Anfibio o en su defecto, en el despliegue de unidades en ámbito ONU.
En una segunda etapa y pensando en el reemplazo de las tres Batral, la Armada podría también evaluar otros proyectos como las clase LST Endurance construidas en Singapur, quedando fuera, al igual que el HMS Ark Royal, los LPH coreanos clase Dokdo, siendo ambas unidades mas cercanas a portaaeronaves que a unidades anfibias. Por ultimo cabe destacar las LPD clase Galicia construidas por los astilleros españoles Navantia. Cuatro unidades se encuentran en servicio en España y Holanda. Esta clase podría cumplir con un segundo requerimiento de la Armada de Chile y las actuales sinergias comerciales entre los tres países podrían darle una ventaja incluyéndose la posible construcción en astilleros chilenos.
Al margen de las especulaciones, queda de manifiesto que la Armada pronto tomará una resolución respecto al pronto reemplazo de la LST Valdivia quedando para una segunda etapa la adquisición o construcción de una segunda unidad. (Cristián Marambio / Corresponsal Grupo Edefa en Chile).

Fuente: http://chile-hoy.blogspot.com/

No hay comentarios: