6 sept. 2009

Nuevo buque científico de la Armada trae un cambio radical en investigación oceanográfica

image Será equipado con la más avanzada tecnología y jubilará al "Vidal Gormaz", que tiene 44 años de antigüedad. 
Fabián Álvarez 

TALCAHUANO.- Un giro revolucionario en la investigación marina traerá el nuevo buque científico "Cabo de Hornos", de la Armada, que hoy se construye en Asmar Talcahuano, con una inversión de casi US$ 57 millones.

La nave lleva un 55% de avance, y será entregada en febrero de 2011. En esa fecha se dará paso a la merecida "jubilación" del AGOR (Auxiliary General Oceanographic Research) "Vidal Gormaz", construido en 1965, que llegó a Chile desde Estados Unidos en 1992, y acumula 44 años de uso.

Si bien aún restan 17 meses para que este laboratorio flotante surque los mares, hay expectación en la comunidad científica nacional, que participó en el proyecto. Por primera vez se podrán realizar en forma paralela estudios oceanográficos y pesqueros, tras eliminar los problemas de ruido y vibraciones que complicaban la tarea.

"La gran ganadora será la investigación pesquera, porque obtendrá el recurso y en forma simultánea la información oceanográfica", explica Sergio Palma, doctor en oceanografía y profesor de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Aportará datos al manejo pesquero, útiles en la asignación de cuotas y vedas.

Desde el 20 de febrero se trabaja sin cesar en la construcción de la nave que albergará equipos, sensores y laboratorios de última generación. Habrá mucha precisión gracias al avanzado instrumental. Accederá a alta mar transportando 68 personas, 25 de ellas científicos (10 más que su antecesor), explica el gerente general de Asmar, capitán de navío Cristian Johnson Aranda. El buque, diseñado por la empresa noruega Skipsteknisk, será uno de los diez más avanzados del mundo en su tipo.

Su elemento estrella es una góndola, que permitirá mapear el fondo marino hasta los 11 mil m de la superficie del mar. Con este barrido, entre otras cosas, se elaborarán cartas náuticas con mayor precisión. Además, tiene un alcance de 100 m bajo el fondo del mar, lo que ayudará a detectar e investigar hidratos de gas.

Tiene mayor autonomía, si lo comparamos con el "Vidal Gormaz", destaca Osvaldo Ulloa, investigador del Centro de Investigación Oceanográfica en el Pacífico Sur Oriental (Copas) de la U. de Concepción. "Vamos a ir más lejos y por más días para realizar investigación oceanográfica de mares profundos y con un instrumental adecuado para estudios a mayores profundidades. Se llegará a donde se quiera, y al trasladar más científicos se realizarán más investigaciones multidisciplinarias", explica.

Carina Lange, directora del centro Copas, remarca que se recogerán datos de regiones "a las cuales no hemos podido acceder" para observar fenómenos como el cambio climático en los océanos. El "Cabo de Hornos", con su casco reforzado, podrá romper hielo delgado, lo que servirá para operar en verano en la Antártica. Cristian Rodrigo, del Instituto Antártico Chileno, lamenta que no pueda ir a la zona en invierno para apoyar más estudios sobre cambio climático, pero reconoce que "es fantástico tener este buque".

El "Cabo de Hornos" se lanza al mar en febrero de 2010, para equiparlo y entregarlo justo un año después.

image

image

No hay comentarios: